Chikunguña

¿Qué es la fiebre chikunguña?

Es una enfermedad viral transmitida al ser humano por los mismos mosquitos que trasmiten el dengue.

Los síntomas comienzan a manifestarse por lo general de 3 a 7 días después de la picadura de un mosquito infectado, y los principales son:

  •   fiebre (mayor a 38º C)
  •   dolor intenso e inflamación en las articulaciones, a menudo en las manos y los pies.

También puede aparecer dolor de cabeza, dolor muscular o sarpullido.


aedes interior




En la mayoría de los casos los pacientes se mejoran en una semana. Sin embargo algunas personas pueden tener dolor en las articulaciones por más tiempo.

Si bien no existen medicamentos específicos para tratarla, sí se prescriben fármacos para reducir la fiebre y el dolor.

El nombre chikungunya deriva de una palabra en idioma makonde del grupo étnico que vive en el sudeste de Tanzania y el norte de Mozambique que significa “aquel que se encorva” o “retorcido”, que describe la apariencia inclinada de las personas que sufren la enfermedad, por los dolores articulares que la caracterizan.

Medidas preventivas

  • La mejor forma de prevenir el dengue y la fiebre chikunguña es eliminar todos los criaderos de mosquitos.
  • Como NO existen vacunas que prevengan estas enfermedades ni medicamentos que las curen la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.
    Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados.
  • Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan permanentemente debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos permanentemente (portamacetas, bebederos).

 

  • La fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito. La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitir estas enfermedades. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias ya que solo es recomendable en momentos de emergencia, y siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.
    También es importante prevenir la picadura del mosquito:

    • Colocando mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas.
    • Usando repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas.
    • Usando mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.
    • Utilizando espirales o tabletas repelentes en los domicilios.

¡Todos podemos hacer mucho para prevenir el dengue y la fiebre chikunguña!

  • Evitando arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua.
  • Manteniendo los patios y jardines desmalezados y destapando los desagües de lluvia de los techos.
  • Eliminando el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas y rellenando huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia.
  • Enterrando o eliminando todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.
  • Ordenando los recipientes útiles que puedan acumular agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa.
  •  Manteniendo tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.
  • Eliminando el agua de los platos y portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.
  • Manteniendo limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.
  • Identificando posibles criaderos en los barrios para informar a las autoridades municipales.
  • Colaborando con los municipios durante las tareas de descacharrado o de tratamiento de recipientes con agua y facilitando el trabajo de los trabajadores municipales.

Los Repelentes
Los repelentes más efectivos contienen DEET o permetrina, esto se puede verificar en las etiquetas de los envases. Los repelentes con DEET se pueden aplicar directamente sobre la piel o la ropa y su efecto tiene una duración variable según la temperatura, la transpiración o la exposición al agua. Sin embargo, los que contienen permetrina sólo se deben utilizar sobre la ropa, nunca directamente sobre la piel.
Ningún repelente se puede aplicar en cortaduras, heridas o piel irritada.

  • Cuando se utilice repelente en niños no hay que usarlo directamente en el cuerpo, primero aplicarlo en las manos del adulto y luego esparcirlo. Tampoco se debe aplicar el producto en las manos del niño ni permitir que se lo apliquen ellos mismos ya que su ingestión puede ser tóxica.
  • Las velas de citronella como repelente ambiental sólo son eficaces cuando las personas se encuentran cerca. El jugo de limón, el vinagre, el ajo sobre la piel o el consumo de vitamina B tampoco son eficaces como repelentes.
  • Información para viajeros

    Tanto el dengue como la fiebre chikunguña se transmiten solamente por la picadura del Aedes aegypti. Cuando este tipo de mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de alguna de estas enfermedades y luego pica a otras personas, les transmite esta enfermedad. El contagio sólo se produce por la picadura de mosquitos infectados. No se transmite directamente de una persona a otra, ni a través de objetos.

    Como no existe ninguna vacuna que proteja de estas enfermedades, las medidas de prevención deben dirigirse a eliminar de todos los objetos que sirven de criaderos al mosquito y también evitar sus picaduras.

    Quienes viajen a zonas con presencia de estas enfermedades deben seguir los siguientes consejos:

    • Evitar en la medida de lo posible, exponerse al aire libre durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, las horas de mayor actividad del mosquito.

    • Usar mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.

    • Utilizar espirales o tabletas repelentes.

    • Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul al permanecer al aire libre y cuidar que permitan una correcta ventilación.

    • Utilizar repelentes sobre la piel expuesta y renovar su aplicación cada 3 horas aproximadamente. Deben utilizarse productos que contengan DEET (N,N-dietil-m-toluamida) ya que son los más eficaces.

    • Rociar también la ropa con repelente porque los mosquitos pueden picar a través de las prendas de tela fina.

    • En los bebés menores de dos meses de edad no se recomienda utilizar repelentes.

    • En los niños mayores de dos meses se deben usar repelentes con concentraciones de 10% de DEET. Se recomienda leer las etiquetas de los productos.

    • No permitir que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente, siempre lo debe hacer un adulto evitando aplicarlo en los ojos y bocas de los niños y usarlo cuidadosamente alrededor de los oídos.

    • No aplicar el repelente en las manos de los niños, ya que éstos podrían poner sus manos en sus bocas, ni en piel irritada, cortada o quemada.

    • No utilizar repelentes asociados a protectores solares en la misma formulación.

    • Ante síntomas como fiebre, dolor de cabeza (especialmente en la zona de los ojos), dolores musculares, articulares, erupciones, náuseas y vómitos, consultar al servicio médico local.

    • No automedicarse, evitando especialmente tomar aspirinas, ibuprofeno o aplicarse medicamentos inyectables ya que favorecen las hemorragias.

    • Si durante las dos semanas posteriores al viaje a zonas afectadas por esta enfermedad se presentan síntomas de dengue, concurrir al médico inmediatamente

    Consultas:
    Dirección de Epidemiología- Ministerio de Salud Pública
    Tucumán 2174- Primer Piso- Posadas.
    Teléfono: 0376- 4447799

    Más en esta categoría: « Paludismo