Jueves, 28 Septiembre 2017 13:27

Samira recibió su segundo implante coclear que le permite escuchar por completo

Samira tiene 3 años y es de 2 de Mayo. En febrero de este año se le colocó un implante coclear en el oído izquierdo, debido a que la pequeña tiene hipoacusia profunda sensorial bilateral. Hace unos días, se le colocó el otro implante en su oído derecho con lo cual la pequeña recuperó en su totalidad la audición.
En este sentido, la referente provincial del Programa de Detección Temprana de Hipoacusia Fonoaudióloga, Natalia Zajaczkowski, contó que “el tratamiento se inició cuando diagnosticaron a Samira hipoacusia profunda sensorial bilateral, que es un problema de audición muy potente que con audífonos no se pudo recuperar; entonces se pensó en el implante coclear como medida de tratamiento. El implante tiene una parte interna y una parte externa”.
Las cirugías de la parte interna de los oídos se realizo en el hospital de Pediatría con los especialista en otorrinolaringología, Dr. Horacio Traverso y la Dra. Gabriel Sosa Jobs y ahora se llevo a cabo la última parte del proceso que es la conexión externa del ultimo implante, lo que va a permitir a Samira escuchar los diferente sonidos con los dos oídos, “lo bueno es que se le pudo colocar el otro implante antes de los dos años y esto es todo un éxito, primero porque siempre se aconseja poner el otro implante antes de los dos años que se le coloco el primer implante para que la nena no se acostumbre con un solo oído, y lo segundo son los costos el primero se lo pudo financiar por el Ministerio de Salud de Nación y el segundo Desarrollo Social de Nación porque son dispositivos muy costosos”, comentó Zajaczkowski
Por otra parte, la profesional agrego “todos nuestros bebitos que nacen en el hospital Materno Neonatal se van con el alta de su primer examen de audición. Tanto los bebés que están internados en Neonatología por diferentes factores que podrían ser los causantes de su problema de audición como los bebitos que están en la sala con su mamá”.
Cabe aclarar que la familia de Samira está compuesta por sus padres y su pequeña hermanita. La pequeña no nació con esta enfermedad auditiva de nacimiento sino que se le detectó a los dos años cuando ella de repente dejó de hablar. Sus padres notaron que algo no andaba bien y consultaron al pediatra quien los derivó con la fonoaudióloga y empezó todo su proceso hasta ahora en que Samira volvió a escuchar los sonidos. Ahora continuará el tratamiento en Hospital Samic de Oberá donde se le calibrarán los implantes a medida que la niña se va acostumbrando a los sonidos.