Jueves, 29 Noviembre 2012 03:00

Recomendaciones para evitar sufrir golpes de calor y quemaduras

El Ministerio de Salud Pública recomienda tomar medidas preventivas para evitar sufrir un golpe de calor o quemaduras ante las altas temperaturas que se registran en la Provincia. ¿A qué se denomina golpe de calor? Es el desequilibrio hidro-electrolítico desencadenado por las elevadas temperaturas del ambiente que producen deshidratación, lipotimia o alteración de la presión, sequedad de las mucosas y la piel, alteración de la conciencia, trastornos neurológicos, entre otros síntomas.

El sol y el calor son los desencadenantes de este problema de salud. Y tanto los niños como los ancianos suelen ser los más propensos a sufrir un golpe de calor.

Una vestimenta adecuada, es uno de los consejos que brindan los profesionales. Por esto se recomienda usar ropa de algodón y de colores claros, ya que las prendas oscuras absorben más el calor. También, se sugiere usar sombrero, evitar el uso de vestimentas ajustadas y mojar la cabeza a los niños cuando hace mucho calor.

Otro punto importante es mantener una alimentación adecuada. En este caso los especialistas aconsejan: tomar mucho líquido -preferentemente agua-, consumir frutas y verduras frescas; conservar los alimentos en la heladera hasta el momento de utilizarlos para que no pierdan la cadena de frío; evitando la contaminación y fermentación principalmente de los preparados a base de huevo, lácteos, salsas y carnes.

A su vez, es elemental conservar la higiene en las zonas donde se elaboran comidas como lavar bien las frutas y las verduras antes de consumirlas. Para los niños menores de 6 meses; lo ideal es amamantarlos para evitar deshidratación y diarreas.

La exposición al sol: el peor enemigo

Los recaudos para protegerse del calor son: evitar la exposición al sol y la práctica de deportes en las horas pico (10 a 16). Se recomienda el uso de protectores solares. Se deben colocar cada hora y si se moja al salir del agua volver a aplicar.

Para prevenir el daño ocular por radiaciones ultravioletas se debe usar lentes oscuros. Las precauciones deben comenzar a temprana edad, ya que el poder del sol es acumulativo a lo largo de la vida.

El sol es el principal causante de daños en la piel, provoca flacidez, envejecimiento prematuro, pérdida de elasticidad y hasta cáncer en la piel. Razón por la cual los especialitas recomiendan consultar al médico ante cualquier lesión en la piel que modifique su aspecto, forma, color, tamaño, o la presencia de lunares irregulares.